Hacer arte es mucho más que un pasatiempo, es ofrecerle un espacio a tu cerebro y a tus emociones para cambiar de panorama, y para que tenga sensaciones humanas necesarias para el autoconocimiento, la creatividad y la satisfacción. Técnicas como pintar, dibujar, bordar, tejer, hacer cerámica, trabajar la madera, montar modelos, armar joyería o bailar y escuchar música, te ayudarán a sentirte con menos estrés y con una mejor perspectiva ante la vida.

Aquí otras formas en que el arte puede lograr un cambio en tu vida:

Libera estrés – Cuando podemos expresar lo que estamos sintiendo, incluso más allá de las limitaciones del idioma, nos adentramos en nuestra esencia y logramos comprender muchas cosas sobre nosotros. El arte es un ejercicio terapéutico por si solo, y también en compañía de un Arte Terapeuta que te puede acompañar en el proceso y ayudarte a interpretar el trabajo en el contexto de la situación que desear trabajar.

Mejora la capacidad mental – La Neurociencia ya ha demostrado que el ser humano puede aprender lo que se proponga a cualquier edad. El arte estimula las partes de nuestro cerebro que usamos para enfocarnos, solucionar problemas, y acceder la memoria. Es una manera de ejercitar nuestra mente y que esté en forma para enfrentar la vida.

Promueve la creatividad – Todo ser humano tiene un caudal de creatividad en sí, aunque a veces nos han hecho pensar que es un talento exclusivo de unas pocas personas. Para despertar y sacar provecho a tu creatividad, solo tienes que dedicarte un tiempo de reflexión y empezar a experimentar con distintos materiales hasta que encuentres uno que te llene.
Al adentrarte en una práctica creativa, tu cerebro se adecuará y comenzará a ser más creativo en otros aspectos de tu vida, ayudando a aplacar el estrés de la vida diaria.

Ofrece motivación – El arte ayuda a elevar nuestra autoestima, principalmente cuando logramos liberarnos de la autocrítica y de las opiniones los demás, apreciando nuestro trabajo como algo que proviene de nuestro interior, con las características únicas que tenemos como individuos. No hay nada más satisfactorio que mirar el resultado de nuestro esfuerzo y sentir que tenemos el poder de crear.

Divierte y conecta con otras personas – En lugar de enfrascarnos en pensar en lo negativo, el arte nos provee un escape y hace que el tiempo pase de una forma más placentera, mejorando así nuestro estado de ánimo. Además, nos permite conocer a otras personas – aún en línea- que disfrutan de las mismas técnicas o expresiones que nosotros apreciamos. Esto nos abre la puerta a una nueva y distinta comunidad.

El arte es el ancla que muchas personas utilizan para mantenerse centrados, sobre todo en tiempos tan inciertos como los que estamos viviendo. Si quieres explorar posibles técnicas que te puedan interesar, visita sitios como You Tube o Pinterest y busca tutoriales que te muestran como comenzar con alguna práctica artística.