Trabajar desde el hogar es el sueño de muchos, y ahora se transformó en una necesidad para evitar el contagio de coronavirus en oficinas y empresas, muchas de las cuales han activado la modalidad de teletrabajo.

Tecnologías como un computador, smartphone, Internet, videoconferencias y algunas aplicaciones ahora permiten lograrlo.

Para teletrabajar es necesario desarrollar habilidades personales que van más allá de los conocimientos, como la capacidad de autogestión, organización, compromiso y automotivación.

La contingencia que presenta el coronavirus es una oportunidad para evaluar cómo funcionan empresas y personas con el teletrabajo.

Dependerá del tipo de rubro y función, pero bien aplicado puede favorecer la productividad, ahorrar tiempos en traslados, ayudar a compartir más tiempo con la familia, y ahorrar en infraestructura a empresas.

Según la psicóloga, entre las habilidades personales más importantes que hay que desarrollar para tener un buen desempeño y alcanzar los objetivos mediante el teletrabajo están:

Facilidad para tener una rutina: hay que establecer una rutina tal como si cada mañana partiéramos a trabajar a la oficina o empresa. Es decir, desayunar, ducharse, vestirse e iniciar el trabajo. Así se fijan límites entre el término del descanso e inicio del trabajo.

Ser organizado: es la habilidad fundamental para el teletrabajador eficiente. Esto significa organizar sus funciones, priorizar y asignar tiempos para el cumplimiento de cada tarea. También involucra evitar la procrastinación, es decir, la postergación de tareas, lo que fundamentalmente se debe a razones emocionales. “Para personas que tienden a evadir o postergar tareas, es bueno buscar una motivación de corto plazo para realizar la labor, como puede ser tener tiempo para descansar y desconectarse del trabajo, compartir con los hijos, dormir bien y sin preocupaciones”, explica.

 Capacidad de comunicarse: es importante no excluirse del grupo de trabajo y mantener una comunicación clara y expedita con el equipo mediante herramientas tecnológicas como llamadas telefónicas y video llamadas para estar en contacto. Como en las empresas no todas las áreas pueden teletrabajar, es importante establecer una comunicación fluida con quienes concurrirán físicamente, informando que están disponibles y suministrando datos de contacto.

 Automotivación: es valiosa la capacidad personal de automotivarse para realizar las tareas diarias y desarrollar la creatividad para proponer nuevas acciones.

 Autorregularse: es relevante saber administrar el tiempo y los espacios. Escoger un lugar del hogar que tenga la menor cantidad de distracciones como zona permanente para trabajar. Explicar a los hijos que se está trabajando y asignarles tareas y juegos que puedan realizar paralelamente.

Es necesario tener conciencia de administrar los tiempos y dar término al trabajo en el mismo horario que se hace en la oficina. De esta manera se volverá con energía y disposición a nuevo día laboral.