Un junior se desarrolla aproximadamente entre los 18-30 años de edad, es decir, desde el momento que culmina la formación o educación, hasta el inicio de la etapa en donde se requiere una acumulación de experiencia y se plantean otros objetivos.

En la etapa junior, se identifican distintas competencias que se necesitan trabajar y afianzar antes de pasar a la próxima fase de la carrera profesional.

En esta etapa no se requiere experiencia ni acreditar formación o alguna especialización determinada. En esta etapa es un momento ideal para que el trabajador decida especializarse y formarse para lograr un buen plan para tu camino laboral. Un joven profesional o estudiante que comienza a trabajar en un departamento de Marketing con tareas acordes a su experiencia es un junior.

En la mayoría de los avisos las empresas detallan si se trata de un puesto para un candidato junior. Para determinar si aún eres un junior te muestro las características de este perfil.

• Su experiencia laboral es menor a dos años. Sigue adquiriendo conocimientos y aprendiendo las particularidades del puesto. • Las tareas que se le asignan y por las cuales se lo supervisa, son sencillas.

• Al no dominar las herramientas y los procesos de trabajo acordes al puesto, tiene poca autonomía. En esta etapa de aprendizaje precisara la colaboración y asistencia de un superior.

• La retribución que percibe por su trabajo es baja, en comparación a la de un empleado con mayor experiencia. Esto guarda relación con su bajo grado de autonomía y la dificultad sé las tareas que lleva a cabo.

Para descartar en el mercado laboral.

1. Red de contactos

Es importante que al momento que estudias crea una red de contactos, tanto dentro de la universidad, como fuera. El networking otorgará a esa persona un poder importante en la compañía y será muy valorado por eso.

2. Destaque el trabajo voluntario en tu CV

   Muchas empresas buscan trabajadores que tengan orientación al servicio y que puedan ser capaces de organizarse con distintas actividades paralelas al trabajo.

3. Capacitación constante y autoaprendizaje

 Muestre pasión por aprender, hable sobre las habilidades que quiere adquirir o pulir. Se valora el interés que el colaborador tenga en participar en todas las instancias de aprendizaje ya sean formales o informales.

4. Conocimiento de las nuevas tecnologías

 Utiliza siempre las nuevas tecnologías en el trabajo, esto puede convertirse en un importante factor determínate al momento de conseguir un empleo. Un colaborador inquieto que siempre esté en búsqueda de usar estas herramientas sin duda será valorado y el reclutador intentará retenerlo.

5. Creatividad e innovación

  Las buenas ideas siempre son bienvenidas, más aún en el mundo laboral. Mantenerse siempre pensando y aportando es algo que marcará la diferencia con otros colaboradores de la organización.

6. Trabajo en equipo

  Establecer buenas relaciones con tus compañeros de trabajo y aprender a trabajar de manera colaborativa. Incorporar las ideas del resto y validarlas, enriquecen el producto que se obtiene.

7. Iniciativa y proactividad

  Las empresas valoran profundamente a los colaboradores que buscan dar más de lo que se les pide. Esta actitud demuestra el compromiso y la responsabilidad con que esos trabajadores toman su trabajo y sin duda marca la diferencia.

El sector joven (junior) es uno de los más afectados, asumiendo salarios bajos y condiciones laborales menos apropiadas. Sin embargo, la mayor dificultad se encuentra a la hora de poder acceder a una oportunidad laboral, al que para cualquier joven enfrenta recién salido de la universidad y sin experiencia.

Visítanos:https://buskeros.com/

Síguenos:https://www.facebook.com/buskeros.com.ni