La capacidad de comunicación y el dominio del lenguaje son las herramientas más necesarias a la hora de conseguir un buen empleo.

Una buena capacidad de comunicación es siempre muestra de una buena educación y de un proceso mental coherente, dos cosas que buscan las empresas y los reclutadores a la hora de seleccionar personal. Mientras más alto la posición, mayor deberá ser la capacidad de comunicación y el dominio del lenguaje.

Queremos darle elementos principales que debe conocer para mantener una comunicación fluida, coherente y oportuna, que le permita primero saber escuchar y luego poder comunicarnos con los demás, ya sea a través del lenguaje hablado y escrito, o de las energías y señales que podemos percibir ante la presencia de otras personas.

La comunicación es la herramienta básica de los humanos que nos permite desarrollar y gestionar nuestras relaciones personales y profesionales. Una buena comunicación es siempre generadora y permite que las demás personas entiendan nuestros sentimientos y emociones.

Existen cuatro tipos de comunicación, que explicaremos más adelante, y que son: Energética, Analógica, Paraverbal y Digital.

La Teoría de los tres cerebros de Paul Maclean.

El médico americano Paul L. Maclean (May 1, 1913 – December 26, 2007) propuso una teoría en la que dividía el cerebro en tres partes: el Cerebro Reptiliano, el Cerebro Límbico, y el Neocortex. La teoría explica dónde se gestionan en nuestro cerebro las distintas formas de comunicación.

Maclean propone que el Cerebro Reptiliano es responsable de toda las funciones primarias del Ser Humano: respiración, circulación, y la ejecución de las respuestas automáticas a situaciones de peligro o incertidumbre, en la que el Cerebro Repiliano actúa para poner en marcha las respuestas naturales de lucha, fuga o congelamiento. El Cerebro Reptiliano es el que recibe y emite la comunicación Energética.

La comunicación Energética es vibracional, y se percibe en el ambiente y la atmósfera. Las ondas vibratorias que percibimos tienen frecuencia, amplitud, armonía, son las que transportan esta forma comunicación.

El Cerebro Límbico gobierna las emociones y las sensaciones. El afecto, la empatía y la motivación, todas se generan y gestionan en esta parte del cerebro, que es la que emite y recibe las comunicaciones analógicas.

La comunicación analógica es la expresión de la metáfora y de la imagen. Corresponde a las funciones del Hemisferio Derecho y expresa lo global. Está constituida por signos que tienen una inmediata relación de significado con lo que designan, en cuanto representan una analogía y contiene cierto poder para evocar imágenes.

El Neocortex por su parte, gobierna el lenguaje, la cognición, el raciocinio y los movimientos voluntarios. Es aquí donde gestionamos nuestra capacidad de pensar y analizar los eventos que se suceden en nuestra vida.

La comunicación paraverbal está representada en todas las herramientas que tenemos para dar énfasis y ritmo a nuestra comunicación verbal. Algunas de estas herramientas son:

Comunicación paraverbal:

Volumen de la voz, tono, timbre, fluidez verbal, velocidad, claridad, tiempo de habla, pausas y silencios.

Finalmente, está la Comunicación Digital, que se compone del lenguaje oral y escrito, y que por tanto es gestionada por el Neocortex.

A la hora de entender y procesar la comunicación, en cualquier de sus cuatro formas, tenemos un mecanismo que se conoce como la Doble Digitalización. La primera digitalización nos permite percibir las sensaciones y saber si una persona que se nos acerca está alegre o enfadada. La segunda digitalización, el lenguaje, nos permite entender y analizar esas sensaciones.

Los Metaprogramas

La interpretación de la comunicación la realizan una serie de “metaprogramas” que son procesos que filtran la información, de manera que condicionan qué información tenemos en cuenta y cómo la procesamos. Han sido grabados en nuestra memoria a través de los años y el nivel de formación recibida.

Estos metaprogramas son:

  • Filtros de interés primario: Lugar, tiempo, personas, cantidad, actividades, proceso.
  • Referencia externa: La información inicial proviene del exterior (personas, libros,etc.)
  • Referencia interna. La información inicial proviene del razonamiento interno.
  • Validación Int/Ext. Cómo se comprueba o valida la información o las decisiones
  • Enfoque. Cuál es el enfoque prioritario: las necesidades de uno mismo o las de los demás
  • Dirección: Las personas suelen alejarse de lo que no quieren y acercarse a lo que quieren, poniendo una atención diferente en cada una.
  • Detalle/Genérico. Cuál es el tamaño de la información que utiliza o quiere recibir
  • Diferenciación/Igualación. Nuevo vs. Tradicional

Distorsiones de la Comunicación y el Lenguaje

Uno de los más reconocidos ensayistas y estudiosos del lenguaje, el chileno Rafael Echavarría, en su libro “Ontología del Lenguaje” representa a los Seres Humanos como seres lingüísticos, y considera el lenguaje como generativo, entendiendo que los Seres Humanos nos creamos a nosotros mismos en el lenguaje y través del lenguaje.

Pero precisamente debido a los metaprogramas que nos condicionan desde que nacemos, existen un buen número de distorsiones que se suceden de forma bastante habitual. Las más importantes son:

  • Adición: Ver lo que no está allí
  • Sustracción: No ver, sentir o escuchar lo que está allí o lo que siento dentro de mí.
  • Negación: yo no estoy sintiendo eso. No está ocurriendo.
  • Asociación: Vincular lo que está suciendo con algo no relacionado
  • Simbiosis o fusión: unir dos o más elementos de la experiencia, en uno indiscriminadamente.
  • Discriminación: Capacidad de diferenciar los componentes de una experiencia.
  • Disociación: Desconectar los elementos de una experiencia.
  • Identificación proyectiva: si me pasa a mi, te pasa a ti
  • Identificación introyectiva: si te pasa a ti, me pasa a mi

El conocimiento de las herramientas y formas de comunicación, así como el correcto uso del lenguaje para expresas nuestros sentimientos y emociones, es una habilidad clave que los empleadores demandan cada vez con mayor frecuencia.